Si quieres unos muebles que te duren toda la vida o incluso construir una cabaña o hasta una casa completa, no hay mejor material que la madera de cedro.

Te compartimos algunas de las cualidades que ofrecen:

El secreto: es una de las mejores maderas, porque contiene por dentro un aceite, que genera más resistencia a la putrefacción, hongos e insectos.

Ideal para vivienda: en países como Estados Unidos o Canadá, se usa para construir casas, incluso debido su resistencia y durabilidad, puede transportarse de un continente a otro sin necesitar tratamiento.

El material consentido del carpintero: el carpintero tendrá una madera con la cual podrá trabajar perfectamente, porque es ligera, estable y durable.


De hecho, cuando se lamina la madera de cedro, el tronco constructivo que se obtiene es 70 % más fuerte que una tabla normal de madera o un tronco entero.


También se pueden formar sistemas de troncos laminados, lo que permite alcanzar longitudes mayores que con tablas de una sola pieza. Tales troncos laminados son indeformables, las cuales prácticamente no muestran fisuras y se ajustan con precisión de forma duradera.


Efecto higroscópico: por naturaleza la madera de cedro está en condiciones de absorber el exceso de humedad de una casa. Al contrario, en caso de un aire muy seco, regresa esa humedad que se requiere.

Artículo creado con información de Mueblesoriente.com